Un susurro cálido del viento


Poema de Marielo Bonet

Tomándose  al descuido de la mano
con la excusa de un tropiezo inesperado,
pasean por la alameda los amantes
que aún no saben que lo son.
Dos seres solitarios 
que vieron de sus vidas, ocultarse el sol.

Las palabras salen sin esfuerzo
a borbotones de sus recuerdos, 
como un susurro cálido del viento.
Y van tejiendo sin ellos pretenderlo,
un mosaico perfecto y otras
desdibujado por el tiempo,
donde afloran decepciones, 
miedos y amores muertos. 

Sentándose en un banco de piedra  
alumbrados por un farol de neón,
él recoge con delicadeza de sus ojos 
“con un pañuelito blanco 
caído, tal vez,de sus manos,”
lágrimas que ella nunca lloro. 

Mientras le dice: No temas, no estas sola, 
llorarémos juntos hasta que salga 
de nuevo en nuestras vidas el sol.
El sol salió ,y como las aves  
ellos tomaron diferentes caminos.
De esa noche, un recuerdo de emociones quedo 
para los amantes…,que aún no saben que lo son.

Leer otros poemas de Marielo Bonet pinchando aquí.