Abrazando la nada


Poema de Marielo Bonet

Hoy mi boca, sabe a muerte.
Siento asco y repulsión
de mi propio ser descompuesto.
Olvidados quedaron los días
que de mis labios bebías.
Olvidadas las risas.

Hoy mis ojos, están ciegos.
Pozos sin fondo. Oscuridad,
donde adivinar no podrán
las lágrimas vertidas.
Ni el temor a dejar de verte.
Olvidadas las sonrisas.

Hoy mis brazos, están cruzados
abrazando la nada.
Una música dulce al fondo
entre nubes y luz blanquecina,
me hacen flotar sin cuerpo.

Y tengo miedo...
¡Mucho miedo!
Despierte, ¡Despierte, señora!
que ya le hemos sacado la muela.
¡Uff!! ¡Qué susto!... ¡Creí que me moría!

Leer otros poemas de Marielo Bonet pinchando aquí.