Carmen Luengo Iglesias, poema

La flor de cristal

Silencio, silencio, silencio…

Hasta el silencio tiene frio,

se hiela su tímida voz,

sus escondidos pensamientos.

Se paralizó el amor

bajo una cristalina capa de hielo,

un instante eterno en el tiempo

que hubo de morir y no murió

en aquella flor de cristal,

en aquella solitaria mañana,

el blanco cielo,

la escarcha en mis huesos,

un latido que no cede ante la adversidad.

Silencio, silencio, silencio...

Carmen Luengo Iglesias es miembro de la Unión Nacional de Escritores de España.