Mi rosal


Poema de Miguel Bou Piñón

El rosal de mi ventana
amanece
perlado de rocío,
y con sus flores,
me regala,
como un homenaje,
la alegría
de su presencia,
cada día.

Tronco leñoso,
viejo rosal de mi infancia,
siendo niño
vino a vivir
bajo mi ventana,
y fiel, cada año,
me ofrece sus bellas rosas,
agradecido,
al amor con que lo cuido.
Son rosas de olor,
penetrante olor,
que me traslada,
a los más bellos momentos
de mi niñez,
de mi juventud,
y ahora, ya adulto,
lo contemplo y amo,
como se ama la pureza,
la constancia,
la fidelidad y lo eterno.
Quisiera,
en ese último instante
de la despedida,
que una rosa,
una rosa suya,
tímida y olorosa,
estuviese a mi lado,
dándome un adiós de amigo
un adiós de hermano.

Leer otros poemas de Miguel Bou Piñón pinchando aquí.