Soraya Manutchehri


Poema de Carmen Gago Florenti

Y las dunas precipitaron su arena
cuando retumbó en el horizonte
el grito callado de un alma
que solo pedía justicia.

Desarraigo encadenado a la impía condición de ser mujer.
Alambradas de incomprensión
enredándose en la oración sin luz
de un pozo tan bruno como su silencio.
Únicamente el pedernal de las ideas
mantiene el desaliento en el denso erial de la vida.

El cisne sucumbe y su canto enmudece
en el escenario del mundo
sin flores al final de la representación.
Un crepúsculo sin sol apaga el fulgor de un día
mecido por el viento de Alláh.

Y la tierra exuda el arrebol que perdieron las nubes
devolviéndolo al socaire de ese libro

cuyas páginas han sido devoradas por el tiempo.

Leer otros poemas y relatos de Carmen Gago pinchando aquí.