Es la vejez


Poema de Antonio Carmona

Es la vejez
y el muro del crepúsculo que lamen incesantes
el mismo amanecer y el mismo mar. Cae la nieve.
Abren las farmacias. Al despertar,
sábanas revueltas y el calor. No se extrañe
si se resiste a la intemperie,
si necesita las pastillas.
Conduzca con cuidado, hombre.
Aléjese del abismo.
Cae la nieve y, como debe ser,
diga adiós.
Rompa la hucha y que caigan como lluvia las monedas.
Se convertirá a la fe del hongo.
Rezará, y será maldito
entre los «camellos de Abraham».
Conduzca, hombre,
hasta el pantano de las flores raras.
Coma las últimas lechugas regadas con lágrimas.
Ya habrá oído hablar de la sequía.

Antonio Carmona es vocal honorario de la Unión Nacional de Escritores de España.
Leer otros poemas de Antonio Carmona pinchando aquí.