Soliloquio


Poema de José Antonio Fernández

-¿Qué pretendes clavándome
tus ojos en los míos? 
-¿Qué debería ver?

La luna reflejó llena la llama
desde la oculta sombra de aquel único
cuerpo erigido en dos:
como si dos perfiles enfrentados
huyeran del silencio
y procuraran luz desde el confín de la carne.

-¿Acaso debería responderte?
-No hay luz en tus ojos.
-¿Qué pretendes?

Se deslizó del cielo una cinta morada
-¿o fue aquella ventana abierta al océano?-,
y al golpear el suelo, se alertaron
las sombras, y huyeron.

-Enreda entre tus dedos este espíritu
hambriento, como anillo
que promete amor eternamente.
-¿Por qué deshabitarte?

Fue entonces, en aquel
instante, cuando el iris se anudó
a la cinta morada
hasta enlazarse al tiempo, a la luna
y su oscilante péndulo:
como criatura opaca
que se mece a la sombra del pecado.

Leer otros poemas de José Antonio Fernández pinchando aquí.