Esa piel (Sabineando)


Poema de Eulogio Gavela

Esa piel con perfume de manzana,
pincelada de son aquel latido
sutil, tan delicado cual gemido,
que pueda semejar la porcelana,

excitante sonido en la mañana
al escuchar sereno tu suspiro
que muestras como mar embravecido
si acaricio constante tu mediana.

Son tus labios, sabor de zarzamora,
los pezones los fuegos delicados
 tu ombligo es el desdén de mis pecados

con la marca sutil que me enamora.
Qué más quieres saber, sultana mía,
reina mora, mi bella poesía.

Leer otros poemas de Eulogio Gavela pinchando aquí.