Evocación


Poema de José Francisco Romero

(Recuerdos de la Alhambra)

¡Suena guitarra..! ¡Suena!
Baila en mi mente la
locura de esa nota caprichosa 
que me envuelve en suaves
toques de seda, 
en vaporosa imagen de nostalgias...

Aquel que te compuso 
en su capricho, buscó
complicidad en un corazón gemelo,
que al escuchar la nota caprichosa
le de albergue 
presuroso en sus anhelos.

Dulce sensación 
que roza mi labio tembloroso;
latidos... 
que golpean en mi pecho,
llamando a la puerta 
de gozo inenarrable,
casi utópico...
Siento miedo de perderlo... 
para siempre...

Agudos que se clavan muy adentro;
acordes que te sacian el amor.
Arpegios, añoranza del pasado,
que evocan ese tiempo que se fue...
Traídos por las yemas de una mano 
que arrancan con enérgica figuras
la sombra del querer...
 y el no querer.

Capaz de ensimismarse con la cuerda,
con trémolo infinito en su dulzura,
capaz de darle vida a quien te escucha,
capaz de dar la muerte en un recuerdo,
Recuerdos de la Alhambra... 
de una vida,
que llena el firmamento en un segundo,
capaz de amar y amar aún para siempre…

Tal es la soledad que suena a música...
Así suena la música… 
…cuando estás solo.