Transformación


Poema de Rafael Pérez

Aquel viejo, -arrugas de sol y viento-
arrojó al olvido
escombros de tiempo.
Cantó sus canciones favoritas
de un aliento,
saltó la tapia de misterios
con su pértiga de ignorante perfecto.
Adalid ardiente del amor
no contó su vida a nadie
y nunca puso sus huellas
como ejemplo.
Un día cualquiera
mirando al cielo se inundó de estrellas,
perdió su sombra y se hizo ángel
-eso dijeron-
en el firmamento.

Leer poemas y relatos cortos de Rafael Pérez pinchando aquí.