Ayer y hoy


Poema de Rafael Pérez

Ayer, fue mi tiempo,
el que me dio mi madre.
Viví en su cuerpo,
indiferente al frío de cualquier invierno.
Sentí en mi pecho el calor de su aliento
y ya, no tuve tristeza ni miedo.
Ayer, fue mi tiempo.
Puerta abierta,
y la luz del deseo
iluminando esquinas,
prendiendo horizontes nuevos.
Frente a mí: el botín de la vida.

Ayer, no ha pasado,
lo que fue, sigue siendo
-me digo, intentando convencerme-.

Hoy, mi madre ha muerto.
Me miro de cerca y veo la herida:
acaso he convocado - ¡torpe de mí! -
ese llanto fácil, irremediable,
que evoca mi mundo de ayer,
y ahora solo es distancia,
rumor de abismo incierto.

Ayer y hoy, iguales,
como una ola que se repite
indiferente al tiempo:
sublime cuando cabalga mar adentro,
sumisa cuando la lleva el viento. 

Leer poemas y relatos cortos de Rafael Pérez pinchando aquí.