Embrujo del agua


Poema de Norma González Peralta

El río se alisa en la cuenca baja,
boca arriba, estirado al sol,
deshilachando la luz
en prismas esmeraldas,
azules, topacios y malvas,
terciopelos del cielo
que al agua bajan.

El mundo se refleja
en el templo líquido y cavernario,
en las formas filosas, geométricas,
curvas y largas,
cuando me inclino 
en el puente
y estiro los brazos
y cae mi propia sombra
redonda, embriagada
y se hunde en espejos
de millones de gotas,
selladas en átomos de abrazos.

Ni la frontera que marca el retorno
a las constantes vitales,
a la esperanza, al ultimátum,
niegan este momento sin habla.

Es mío.

La luz desnuda mis alas 
como si leyera mi propio cuerpo
y creara el lenguaje.
La palabra precisa viene a la boca y nombra
lo que veo, toco, siento y huelo
y toda hecha un suspiro,
renazco.

(Visiones, 2017)