Inalcanzable


Poema de José Francisco Romero

Te juro que aquella tarde,
te vi sin verte;
te juro que aquella tarde,
soñé tenerte.

Te juro que aquella tarde,
roce tu labio, 
y, ante tu dulce mirada,
tembló mi mano.

Te juro que aquella tarde
besé tu sombra; 
la calidez de tu boca
llenó mi alcoba.

Te juro que aquella tarde,
perdí el sentido; 
fue el anhelo de tu ser
mi fiel destino.

Te juro que aquella tarde
no sé a que supo;
fue incierto tu sabor, 
de inalcanzable humo.

Yo voy volando 
por ese cielo
donde tu amor 
resulta un sueño,
donde quererte 
resulta triste,
donde tenerte… 
¡Es ser ingenuo!

Tan solo amo 
lo inalcanzable,
Y quiero solo 
lo imposible;
y vivo intenso… 
lo que no tengo;
y muero por vivir... 
¡Lo que no vivo!

Leer otros poemas de José Francisco Romero pinchando aquí.