Romanza del amor entre Marcelo y Florita


Poema de Beatriz Belinchón

Rubia y alta era,
Dama bien nacida,
Rosas sus mejillas,
Su alma sin mancilla.
De salvajes crines,
Pródigo frontón,
Iba un mocetón
Ufano en maitines.
Vióla y feneció
Por sus lindos modos.
Su capa arrojó,
Non pisara lodos.
Por prenda perdida,
Prendada quedó.
La dama rendida
Pronto le cubrió.
Amándose estaban
En un arroyuelo.
Un pez coleaba
Y sedujo a Marcelo.
Florita, ofendida
Que sus dos ojuelos
Fueran menos buenos
Que ese pecezuelo,
Ramatazo al vuelo
Más tirón de pelos.
¡Pobre de Marcelo!
Que el pez fue a coger,
Pensando en placer
Después del papeo!
Un potro alazano
Marcelo anheló.
Florita, a su amado;
El capricho aceptó.
Mas, viendo los cuartos,
Después de comprar
Tres pares de botas
Y el bello animal,
Echó mano al cuello
Del lindo zagal,
Más bien zagalote,
Que toda la dote
Dispuso a gastar
Sacando del bote
De hacer el ajuar.
¡Causó tal rebote!
Florita escuchaba
De madre consejos;
Saberes de viejos,
Y ¡tanta verdad!

(CANCIÓN)
Bello amor, nacido del Cielo,
Gran talento ha de llevar.
Trae, Amor, bravuras y holganzas,
Tiempos de reír y llorar.

El amor tiene solaz
Y entre sus bosques hay cien mil remansos.
Si los dos se vuelven mansos
Pueden nadar.
Buen cortejo es,
Si dura muchos años.
Y si dura hasta el final,
Mejor amor vendrá.

Bello amor, nacido del Cielo,
Gran talento ha de llevar.
Trae, Amor, bravuras y holganzas,
Tiempos de reír y llorar.

Prestos a los celos son
Esos amantes que poco confían
Del amor que día a día
Con ellos va.
De inseguridades
E infidelidades
Líbrense los esponsales
Con harto hablar.

Bello amor, nacido del Cielo…

Amor y dinero son
Dos amantes muy bien avenidos
Pero la fortuna mora
En el corazón.
Si haberes los hay,
Mucho mejor será la cena.
Pero si no los hubiera,
Comed pasión.

Bello amor, nacido del Cielo…

Los amores son de dos;
No son de tres ni son para cuatro.
La familia es para un rato
Y poco más.
De la sangre hay lazo
Y de afinidad.
Más fuerte es el del abrazo
Que dos se dan.

Bello amor, nacido del Cielo…

De los hijos hay que hablar,
Que son retamas en un regio tallo,
Pero nunca las raíces
Que alimentar.
Que el amor del lecho
Sea siempre prioritario:
No los hijos propietarios
Del sabanar.

Bello amor, nacido del Cielo…

Cuan suave la vejez
Va entrando lento y sin mirar razones,
Pero no en los corazones
Que saben ver.
Pasión, lealtad,
Compromiso y amistad
No son piel ni carne son
De caducidad.

Bello amor, nacido del Cielo,
Gran talento ha de llevar.
Trae, Amor, bravuras y holganzas,
Tiempos de reír y llorar.
(FIN DE LA CANCIÓN)

Tan buenos intentos
De abrir los oídos
A miles de amigos,
De voces y libros,
Perdieron el tino
De haber de escuchar
Al lindo Marcelo,
Que su buen sentido
Con sólo un latido
Bien supo explicar.
Y… luego… ¡a un batido
Para merendar!
Cuatro churumbeles
Viven en la casa:
Tres, viendo la tele,
Queriendo, Marcele,
Ver qué es lo que pasa.
Tele ver no puede
Porque el trío alegre
Noticias repele.
Viene la Florita
Con el cuarto nano.
¡Llega berreando!
“¡Ay, cosa bonita!”,
Dice la mamita.
Y cuando Marcelo
Dice: “¡Esto no es justo!”,
“¡Tú sí que eres bruto!”,
Replica bufando.

Bello amor, nacido del Cielo,
Gran talento ha de llevar.
Trae, Amor, bravuras y holganzas,

Tiempos de reír y llorar.