Una sonrisa


Poema de María Fonellosa

Se vierten lágrimas en amaneceres silenciosos,
ante la impotencia del ver pasar los años
ves una sonrisa tardía que te anima en secreto.
Vuelves a ser niño, cuando todo era de colores
y nadie te decía; eres diferente por ser minusválido.
Una marca y un destino, una sensación de vacío,
soledad temprana en el camino, son muchos los hallados.
Estoy cansada de tu mirada de repudia, callada, casi muerta.
Yo también tengo nombre en el paraíso y ángeles
que me custodian cuando tú me has olvidado.
Sí, soy ciego, cojo, mudo, sordo, pero estoy latiendo
y me preguntó ¿Sabes de que hablo? O huyes como siempre.
Mírame, también yo sueño y pintó arco iris con las manos,
mientras pienso y espero la respuesta que no llega.
Ya no queda tiempo, tal vez mañana no exista
y solo quede la rosa en la tumba, la pregunta y el desprecio.

Leer otros poemas de María Fonellosa pinchando aquí.