Emocionada entrega del escudo de oro a Francisco Bellido de Sant Feliu

El veterano escritor castellonense recibió una de las principales distinciones de la UNEE

El escritor Francisco Bellido de Sant Feliu recibió el sábado 7 de octubre en el Casino Antiguo de Castellón el escudo de oro de la Unión Nacional de Escritores de España, como homenaje a toda una trayectoria dedicada a la literatura. La entrega del reconocimiento tuvo lugar a cargo de María Auxiliadora Fonellosa, delegada en la zona de Levante, quien impuso al autor la distinción en nombre del presidente de la Unión Nacional de Escritores, Juan Carlos Heredia Puerto.

El acto estuvo presentado por el también escritor Julio Alcalá Neches, quien destacó en su presentación, y después de glosar la biografía del autor, algunas de las novelas escritas por Bellido de San Feliu tanto en español como en inglés.

“El Valle de los Judíos”, “El Árbol Sagrado” y “Los Apostólicos”, libro de investigación sobre la primera Guerra Carlista de 1833 a 1840” o poemarios como “Cantos de Sefarad” forman parte de una extensa muestra literaria y “dejan testimonio de un hombre con una profunda visión de la historia” dijo Alcalá Neches, quien citó frases alusivas a algunas de las obras como agradecimiento a una “trayectoria de años”.

El presentador dio paso posteriormente a la delegada, quien intervino visiblemente emocionada, y tras agradecer la asistencia del público, que llenaba el salón, transmitió la felicitación a Bellido del presidente nacional de la Unión de Escritores, a lo que el homenajeado mostró su agradecimiento. Entre el público se encontraban representantes de numerosas asociaciones literarias de Castellón, que quisieron de esa forma respaldar la ceremonia.

La delegada continuó, no sin antes citar la  sorprendente memoria del autor, que hasta hoy le ha permitido escribir más de veinte novelas de corte histórico, con un objetivo común: dar a conocer los acontecimientos vividos por el pueblo español, algunos de los cuales el mismo vivió,  para lo cual ha desarrollado una extensa y laboriosa investigación fruto de la dedicación de  investigación en los archivos históricos de Valencia, como la expulsión de los Moriscos realizada en 1609 y los acontecimientos políticos de la España del siglo XIX, especialmente de aquellos que se desarrollaron y afectaron a los pueblos y ciudades del territorio que vendría a ser la provincia de Castellón a partir de 1820.

Trayectoria

Bellido de Sant Feliu es capitán de la Marina Mercante y licenciado en Pedagogía, actividades complementarias para un hombre que, como él, gusta de adquirir conocimiento que transmitir.

Sus viajes por el mundo le han permitido enriquecerse y conocer diferentes etnias y culturas lo que sin lugar a duda ha sido fundamental para profundizar sobre la humanidad de sus personajes.

La sencillez de un hombre silencioso y su humanidad fueron destacadas por la delegada en su exposición, “una experiencia que transmite con la mirada de la sabiduría y que plasman las experiencias de la juventud, porque la magia permanece viva cuando se ama lo que se hace como Francisco Bellido de San Feliu ama lo que escribe”.

Seguidamente la delegada resaltó que el apoyo a los escritores y a su trabajo siempre ha sido la máxima de la Unión Nacional de Escritores de España, y “con ese objetivo queremos resaltar en su persona su trabajo constante de años”. Así, añadió a Francisco Bellido que “una vez más le reiteramos nuestra enhorabuena con la esperanza de que esta labor no termine aquí y continúe enriqueciéndonos de historia”.

La imposición del escudo de oro fue seguida de un recital homenaje al escritor castellonense, en el que intervinieron leyendo algunos de sus poemas diferentes miembros de la Unión como Natalia Royo SauraMaría Dolores Fernández LópezVicente Enguídanos Garrido, Julio Alcalá Neches y el mismo autor reconocido. La nota emotiva la puso la hija de Bellido, quien le dedico una cariñosa palabra a su padre agradeciéndole las enseñanzas de toda una vida.

María Auxiliadora Fonellosa clausuró el acto dedicando unas palabras al papel del escritor y su máximo valor de escribir por la paz transmitiendo como lo ha sabido hacer Bellido y sigue haciendo los valores por los que también aboga la UNEE “en unos momentos como los actuales”.