Mi último verso


Poema de Manuel Vílchez García de Garss

Palidece cada minuto
en un juego frío de cartas
luceros entre algaradas
de diáfanas expiaciones,
espumoso espejismo en mi memoria,
mientras desnudo con vuelo lento  
la espuela de sueños de un jinete,
estragos de un ruin
y difuso ecuestre encuentro,
yunque que forja mi  desaliento
entre sombras revocadas al suspiro.
¡Apoteósicas cenizas naufragas!

¿Sin ojos atesorados
qué será de la ilusión
cuando leas que no  hay
dorso en el poema?

Esta noche hablo de lo efímero
entre láminas y soledad de mis textos,
encontrarás el fantasma de una luna
con el paño de sus venas de nana roja,
un arco de viola para una sinfonía
y pergaminos para el concierto de duelo.

¡Mi imagen aún nacida
sacadla de mis poemas!

En este punto
noche sin anhelo
confesemos todo…

“la humedad del deshielo
me deja la boca seca
deshecha en la escarcha”

“mi pincel bordador de paginas
analista de salmos
ya es prepucio
túnica de mis labores”

“quedan precarias oraciones
relojes hechos pedazos
de cansancio y soledad  
en un meridiano de lamento”

“nítido como poeta de mis musas
he saciado mi alma
con mi palabra y su lenguaje,
he besado mi almohada perfumada”

“ya la nostalgia y el barro plasman
mi reposada exhalación,
pueden crear un sueño postrero 
aferrado a la eternidad
¡último renglón de mi verso!”

Ahora mi corazón incuba
caracolas taquígrafas
con un aroma limpio
con fuego y sin silencio. 
         
Leer otros poemas de Manuel Vílchez García de Garss pinchando aquí.