Rosa María Costa Matas, poema

Nada

Nada es nuestro.

Nada es tuyo ni mío,

nada es del tiempo,

nada es de ayer,

ni del hoy ni del mañana,

nada es real,

ni nuestra propia alma.

 

Nada es eterno,

ni lejano ni próximo,

ni verdadero.

Nada es triste ni alegre,

nada es propio ni ajeno,

ni mortal o inmortal,

ni duradero,

ni pasajero o fugaz,

nada es perpetuo.

 

Nada cierto ni incierto,

nada seguro, nada certero,

nada odiado ni amado,

nada imperfecto o perfecto.

Nada es lo que es,

nada es nada,

ni crucial ni banal,

ni de la tierra o del cielo.

 

Nada eres, nada soy,

y nunca nada seremos.

Nada el ayer, nada el hoy,

nada es el alma ni el tiempo.