Pensamientos de un joven adulto


Poema de Adrián Ureña

El tiempo corre veloz
sin detenerse.

Día y noche
avanza imbatible,
marchitando las
bellas flores.

El ser humano,
atado al tiempo,
nace, crece, envejece y muere.

Tú vive cada instante,
como si fuese el último.
La vida pasa y es tu momento.

Alimenta tus sueños
y se feliz.
No abandones lo extraordinario
que vas a hacer
con tu vida.

Cree en la poesía,
son palabras
que cambian el mundo.

Abre los ojos con ilusión,
crea tus metas,
persigue tus sueños
cada día,
y serás libre.

El pánico es bueno
si te provoca
ansia de vivir.

Conserva tu capacidad
de sorpresa porque es
un aliciente de la vida.

Somos dueños
de nuestros momentos,
somos la vida,
la ilusión,
los sueños,
lo que queramos ser,
si habla el corazón
y nos sentimos señores
de nuestros tiempos.             

Leer otros poemas de Adrián Ureña pinchando aquí.