Argumentos para vivir


Poema de Rosa Rodríguez Núñez

Sé que hay argumentos para vivir.
Sin pensar, he pisado  por  rincones
confundiendo los  puntos cardinales. 
Emprendí la cruzada entre recelos
escribiendo  mensajes que acusaban
a fantasmas que viven junto a mí,
a  muertos que jamás carcajearon,
a muertos  que no abrían las ventanas 
a interminables noches en alerta.

La  agonía me oprime en la butaca
donde acuden ideas imposibles
que se esfuman al ritmo del reloj.
Mientras, el universo  continúa. 
El sueño de mi cuerpo se desvela
en nutrirse de hambrientas necedades
por alcanzar las metas más sublimes,
y me encierro en un  miedo provocado
por visiones que muerden mi cabeza.

Estos sometimientos de mis años
han secado el humor de quemaduras.
Han gastado la vida sin vivirla 
pues se termina muerto estando vivo
cuando la oscuridad pacta con muros.
He trepado paredes de mi cuarto
llenas de cal.  Están mis uñas rotas 
de arañar  los tabiques de frialdad
y mis dedos... a nadie le importan .

Mas lograré escalar esos abismos
sacando la cabeza de la  cueva,
el acelerador se lanzará
por la velocidad de mis impulsos
sin escuchar sonidos de sirenas.
Exhalaré  el perfume de las lilas
impregnando mis fosas de su néctar .
Despertará el cadáver de su tumba
y encontraré mis ansias de vivir.

Leer otros poemas de Rosa Rodríguez Núñez pinchando aquí.