Todas las estrellas


Poema de Rosa Rodríguez Núñez

A mi profesor y amigo
Vicente Zaragoza Sesmero
por su sabiduría, su frescura,
su inteligencia y su chispa.

Y desde ahora me voy a dejar llevar por la llamada de los astros.
Será la tarea que ocupe los resquicios de mi tiempo libre
cuando el sol se haya puesto y ,suspirando,
contemplaré las estrellas para engatusarlas…
Sí, ya sé que ni las conozco ni sé sus nombres,
que no me puedo fiar de algo desconocido
que ni siquiera podré conseguir a todas…
pero me voy a dejar  arrastrar  por mis deseos
de poder secuestrarlas  sin  rescate.

Voy a alargar los brazos para agarrarlas de los hemisferios celestes,
las pondré una a una en la caja de zapatos que nunca sirvió de nada ,
las bautizaré con agua salada del mar imaginario .
Las envolveré  en nombres amarillos y rojos…hasta de azul
creciendo junto a mí, yo en canas y ellas en brillo.
Por las noches se bañarán en luna
sin que ella las vea pues, celosa, me las arrancaría,
las pondría tan alto que no podría taparlas cuando helara.
Y tumbada en el sofá miraré arrogante hacia arriba
porque yo también poseeré  trozos de  cielo.

Ya no pretenderé  envolverme en trajines difíciles
cuando tengo  al alcance la luz para mí sola.
El sol me denunciará por usurpadora,
hasta los amantes intentarán desahuciarme
enviando frases negras como hombres del frac
pero yo estaré siempre al día y mi solvencia
convencerá al juez que sentenciará  a mi favor.

A  vuestros cuerpos gigantes y enanos blancos
les daré propiedades de diosas 
para haceros imposibles a los vigilantes.
En este empeño dejaré sin hijos a nebulosas.
Pasaré los días perezosos  de canícula sin parpadear
cuidando de la Polar y de Sirio en la terraza
de un piso ardiendo mientras las Osas y  Orión
lloran por la pérdida de sus puntos de oro.
Pero , apagándose, me piden regresar a sus figuras…
Y así, anhelando y recordando que yo también fui estrella
me iré fundiendo  poco a poco, mientras ellas
                                                                                          se fugan de mi caja

                                                                                                                                de cartón.

Leer otros poemas de Rosa Rodríguez Núñez pinchando aquí.