El rumor del silencio


Poema de Primitivo Oliva

La palabra está llena de silencios
que cobran, sin quererlo, vida propia  
aunque labios y lengua disimulen.

Escribir es un acto de silencio,
un beso de grafito en piel de folio:
intensidad sin voz que el ojo escucha.

Soñar es el silencio más poblado
pues todos los murmullos que concita
se fusionan en amistad sin límite.

A veces el silencio de unos ojos
dicen más que un ensayo sobre el alma
cuando miran un pozo de penuria
o menguan con su fuego las bujías
donde cosechan pétalos las nubes.

Por eso me refugio en el silencio
y todo cuanto digo solo existe 
poblando la conciencia soñadora
con voces de orfeón donde se ubica
la imperceptible sinfonía del trazo.