A J.E.


Poema de Antonio Manuel Lucena

De tanto pensar
En los demás
No tiene tiempo
Para su penar.

No sé lo que hago.
No sé lo que digo.
La culpa
         la tiene
                  mi ombligo.

Siempre vuelvo
al lugar del crimen,
como el asesino.
Para ver mi cadáver
y siento una gran
felicidad al comprobar
que yaces conmigo.

El patito feo
cuando se
hizo mayor
se hizo
más feo
y se suicidó.

Soy tan poquita cosa
que apenas tengo valor.
Soy tan pequeñito
como un poema de amor
que diga:

Te necesito.

Antonio Lucena es Delegado Permanente de Discapacidad de la UNEE.

Leer otros poemas de Antonio Lucena pinchando aquí.