Violeta, poeta y mujer


Poema de Beatriz Belinchón

La violeta es caprichosa.
Caprichosa es la violeta.
Profunda como la rosa
y ácida como la fresa.

Caprichosa es la violeta.
La violeta es caprichosa.
Su perfume es mejor cosa
que el incienso anacoreta.

La violeta es caprichosa.
Caprichosa es la violeta.
No vio a aquel poeta
que la regaló a una diosa.

Caprichosa es la violeta.
La violeta es caprichosa.
En su bienestar, golosa;
En su cumbre, muda y quieta.

La violeta es caprichosa.
Caprichosa es la violeta.
Salvaje, humilde, poderosa.
Creíble, sencilla y pomposa.

¡Dame tú de mi violeta
y, al oído, diré hermosa
canción de olvido y graciosa
cuna de prietas

ligazones, que al olor de la violeta,
caerás en las tentaciones,
de abrirme, en tus oraciones,
tu corazón de poeta!

Leer otros poemas de Beatriz Belinchón pinchando aquí.