Ante la nada


Poema de Mariana Feride

Temo que un día, mis pasos no dejarán su música en esta hermosa esquina,
hojas secas domarán el aire y se quedarán mis lagrimas en el olvido.
No crece la gracia entre arboles viejos, ni hierba entre piedras preciosas,
sólo la mente puede cantar en sí misma, preparando la silueta de los pensamientos.
Así, la carne se marchita en los años, añorando con falsa tristeza algo nunca plantado,
dejando la esencia entre los cielos y la tierra.
Temo que leyes desbordadas, cuidarán mis palabras ante la nada, ante el viento y la gota
que puedan darles vida, refrescar su sentido, hacerlas sin muerte ante el zenit.
Temo al miedo que puede cantarme una nana común, entre los lagos en tierras raras,
¿Dónde espera la nave que quiere llevarme, dónde la conciencia hace de madre?
Temo que un día, hojas secas dominarán el aire y en esta hermosa esquina,
las lagrimas se harán palabras, y el zenit buscará un nido entre piedras y frías paredes.

Leer otros poemas de Mariana Feride pinchando aquí.