La muerte del toro


Poema de Mariana Feride

Han pasado tres días desde que
la mirada del toro comprensible y tierna
se volvió sobre la gente.

Ojos grandes, inocentes
La sangre corre
rojo, demencial.
Hasta en la Plaza Mayor
donde la discoteca móvil
hace saltar las mentes
en un baile tremendo.
Tú...te levantas...despacio
yo... busco en la silla que dejaste
esperando encontrar el poco calor de tu cuerpo.
El toro se muere.
La sangre se vuelve loca
con toda la fuerza, por todas las calles,
hasta mi cabeza.
En la Plaza Mayor, donde tú dejaste
el calor de tu cuerpo junto con el corazón
el toro se muere.
La sangre corre demencial, cubriendo todo.
Tú te marchaste a un sitio que no es tuyo
a unos brazos fríos que no te esperan
mientras el río de sangre aumenta
y el toro se muere...

Leer otros poemas de Mariana Feride pinchando aquí.