La belleza de servir al amor


Poema de Vicente Enguídanos

No existe la dimensión para AMAR,
pues el AMOR, no se tiene,
sino que se contiene
Porque si se tiene, se puede dar
a pequeñas dosis, pero si se contiene
se expande impulsivo, desenfrenado y fluye
incontenible como los rayos del Sol,
hacia todo y hacia todos.
En todas direcciones,
en una explosión involuntaria,
cuyas ondas se suceden
una tras otra.
Como la piedra lanzada en un estanque;
ondas vaporosas de efluvios
misteriosos, cuyo poder virtuoso,
convierte al más incrédulo.
Cura al más enfermo, regocija al más triste,
elevan al más humillado
y transmuta, al ser más imperfecto,
en el más aguerrido vasallo,
presto para servir a
su SEÑOR, EL AMOR.

Leer otros poemas y relatos de Vicente Enguídanos pinchando aquí.