Escuche


Poema de María Sánchez

Escuche el sonido podrido de la muerte,
escuche impetuosos latidos,
escuche  palpitantes sollozos de mujeres
buscando donde esconderse
y quedaron retumbando  mis oídos.
Escuche correr las lágrimas
por ojos  de frágiles  inocentes
que perseguían  misericordia,
escuche el eco infernal de unas voces.

Me perdí en medio del mundo
llorando mi impotencia,
mande a callar al silencio
y clame a mi Dios por toda la existencia.

Hoy, los cadáveres de  ilusiones,
es  un jardín silvestre de ensueños
y pasto que comen los ganados,
rocas que el mar no rompe
con  armas de olas y caracolas,
arena donde las gaviotas aletean
y dunas para anidar en ellas.

Hoy, soy lágrima en las ruinas de un cementerio,
donde el amor  perdura entre los muertos.

Leer otros poemas de María Sánchez pinchando aquí.