Poemas de Joaquina Cañadas


Bitácora

Bitácora, su cuaderno se llamó
El patrón programa el navegador
--Esperamos buenos vientos---
   “Le comenta “
 A  informar  de la salida
Se ha marchado…
Navega  sin miedo a la locura
el aire la mece  con dulzura
siente  su alma navegar
 entre las olas,
Sirena enamorada del amor
Siente la pasión del navegante
entiende al marinero solitario
Le llegan olores de un pasado
Almendra  amarga, y desamor
 envuelven  sus sentidos,
Su mente se niega a pensar
envuelta en los susurros de la mar
sierra los ojos dejándose  llevar
y deja su vida a merced del capitán.


A veces

A veces
me pongo el disfraz de locura
porque el de cordura me viene grande,
y, a veces
lloro sin querer llorar
río sin querer reír…
amo sin querer amar….
Pero eso….
A veces sólo a veces.


Baile con las nubes

Me agarre al aire y volé
solo quería  volar y volar,
te vi en la lejanía
vi cómo me mirabas
y quise volver,
pero no podía
no podía soltarme
porque no estaba agarrada
yo era el aire,
me acompañaban
esas nubes coquetas,
esas nubes asiendo  dibujos
a mi compás,
iban  disfrazadas de perro,
de estrella, de sirena, de enamorados,
me agarraban y bailaban conmigo,
pero yo solo tenía ojos para ti
mi amor, solo para ti,
te buscaba, en medio de esas nubes
por si estabas escondido
detrás de ese perro,
de esa estrella, de esa sirena,
O eras ese enamorado.
Quise hablar, quise gritar,
pero las palabras no me salían,
y seguí bailando,

al compás de  las nubes.


Silencio

En el silencio de la noche
sentí como me llamabas
quise contestarte y no pude
no me salían las palabras,
me di la vuelta en la cama
Abrazada a mi almohada
Esperando que tu voz
El viento se la llevara.


Andalucía es mi tierra

Andaluza yo me siento
no necesito  banderas
la llevo dentro del alma,
toda yo, soy Andalucía….
De dentro de mi garganta
salen los “quejios”  del alma
del alma de Andalucía…
la tierra de mis abuelos
y de mis padres también,
allá donde yo me encuentre
A mi Andalucía recitaré...


Déjame

Déjame acariciar tus manos
Y envolverme en ellas y perderme
Déjame acariciar tu cuerpo
Con el calor de mi boca
Y que el deseo florezca
en nuestros corazones
sin pudor ni fronteras…
déjame perderme en tu mirada
y muy despacito conquistar
tu alma de poeta…
Préstame tu alma viajera
Y transpórtame al país
de nunca jamás
Y serás mi “Peter Pan”
Y yo tu “Campanilla”.

¿Qué era el beso?

¿Qué era el beso?
Una mirada y un beso,
A mi alma de poeta
Le trajo la primavera,
La mirada eran puñales
Que se clavaron en mi alma
Y, ¡el Beso, el Beso!
¡Dios mío!
¿Qué era el Beso?