Acusaste a ese destino, tu palabra


Poema de Edith Fernández García

Acusaste a ese destino, tu palabra.
Fría gota de rocío que se escapa
tras la sombra de una tímida sonrisa.

Ya despista el sentimiento que suspira.
Y tus pasos que caminan
tan cansados!,
se desgarran por momentos
en la noche solitaria de un invierno,
que desgasta su presencia y la derrocha.

Se helaron las sonrisas de los muertos
en vida.
Se calmó la fiebre oscura
del pasado,
Y tú sigues tu camino
mientras piensas:
-que solo voy. ¿quién me hace daño?.

Leer otros poemas de Edith Fernández García pinchando aquí.