A María


Poema de Leonor Villaseñor

Pinceladas son tus manos.
Vestido de colores
tus lienzos
y la sonrisa de tus
labios
en la paleta de tus
ojos negros.
Recorrimos los espacios
del tiempo.
En el silencio pintamos
nuestros recuerdos.
Quererte no es suficiente
niña de mis ojos
verdes.

Recuerdo de una canción
de un poema
y los versos de una
poesía
visten tu sonrisa
en los campos de
amapolas.
Vida de mis sueños
te tengo cerca
y lejana
como la mañana.
El tiempo se quedó
sentado
esperando mis recuerdos.

Te recuerdo que aún busco
la esencia de tu perfume
como agua salada
de mar.
Te busqué, me buscaste
En carreteras
olvidadas.
No llegué a verte
y mis ojos lloraron
y perdí lo que
siempre quise
a mi lado:
Tu presencia
y el amor que
te tengo.

Soledad, tu tristeza me
acompaña
por los senderos de
la mar
y en la penumbra se
refleja la luna en tus
aguas cristalinas.
Soledad he vuelto a ti
a ver tu mirada
y a oír canciones
de cuna.
Tristeza he vuelto a ti
a llorar
tras la ventana cuando
cae la lluvia.

Me miro en el espejo
y no me encuentro
porque estás ausente
y mi sonrisa lejana.
Me cojo las manos
y las siento frías
como la noche.
Camino despacio
en los senderos
de mi soledad.

Leonor Villaseñor es Delegada Permanente de Discapacidad de la UNEE.

Leer otros poemas y relatos cortos de Leonor Villaseñor pinchando aquí.