El poeta y dramaturgo David Fernández Rivera presentó su espectáculo Fractal en Valencia

El poeta y dramaturgo vigués, David Fernández Rivera, presentó el espectáculo poético Fractal en la sala de la SGAE de Valencia. Fractal se trata de un concierto-recital con piano en directo que trata de poner escena su último libro-disco homónimo al espectáculo, editado por Amargord Ediciones.  El acto, que sirvió de homenaje al catedrático, investigador y autor teatral valenciano, Josep Lluís Sirera, fallecido en 2015, estuvo enmarcado dentro del conjunto de actividades que organiza el Centro Gallego de Valencia con motivo del día de las “Letras Gallegas 2017”. Además del Centro Gallego, colaboraron en la organización del recital la Asociación Cultural Concilyarte y la Asociación de Escritores y Críticos Literarios de Valencia (CLAVE). Con la voluntad de reconocer al poeta, la presidenta de Concilyarte nombró al autor y artista vigués, Socio de Honor.

La puesta en escena aunó trazos de poesía, música e interpretación, junto con un diálogo íntimo a través del cual se destruyó una y otra vez la cuarta pared, alcanzando una comunicación tan racional como sensorial, en la que destacó la reflexión sobre la identidad perdida del ser humano en las diferentes dimensiones de esta sociedad. La voz del poeta resonó con contundencia y emoción sobre un piano que, interpretado por Fernando Jericó, exploró la atonalidad, el flamenco, el serialismo, el azar o la indeterminación.

Tras la representación, David Fernández Rivera realizó un sentido homenaje a la figura de Josep Lluís Sirera Turó, con quien mantuvo una estrecha relación sobre el tablero infinito del teatro y de la poesía. Con la voluntad de ensalzar la figura de Josep Lluís, su pensamiento y su trabajo, el poeta le entregó la Medalla Fénix de Oro a título póstumo, máxima distinción de la Asociación Cultural David Fernández Rivera, que preside el artista vigués. La medalla fue recogida por Remei Miralles, esposa del galardonado.

Justo antes de llevarse a cabo la entrega, Fernando Jericó interpretó una composición sonora escrita por David Fernández Rivera sobre las bases de la visión artística que unió por siempre su camino con el de Josep Lluís e inspirada por su memoria. Iceberg, que así se llama la pieza, parte de la máxima expresión de las más diversas manifestaciones creativas y artísticas del ser humano, entendidas como un todo. Así pues, sobre el piano fue imposible identificar por separado música, teatro, poesía, escultura, danza o fotografía.