Poemas de Pilar Baixeras

Como en Belén

Hoy vuelves a nacer,
como en Belén…
Naces:
En las almas sencillas,
que te esperan con fe,
en los niños indefensos
y refugiados;
en los pobres sin techo,
que duermen entre cartones,
y aguantan el frío hasta
el amanecer.
Naces:
En la gente de barrio sencilla,
que estiran el salario,
hasta final de mes…
Vienes a compartir
con nosotros, nuestras luchas,
nuestro trabajo,
nuestra pequeñez.
En Belén , naciste en una cueva,
acompañado solo de María tu madre,
y el santo José,
al descampado y desnudo…
sólo, sólo por hacerte igual
a  nosotros, sin ansias de poder.
Como en Belén, como en Belén;
compartes hoy las penas
y alegrías de los hombres
tus hermanos,
de los sencillos, de los que aún
creen en ti, con fe.
Como en Belén, como en Belén;
los pastores y reyes,
vendrán en nuestros nacimientos;
y todos sentiremos,
lo mucho que nos quieres,
mientras cantamos gozosos,
villancicos…
como cantaron los ángeles
en Belén.


No quiero

No quiero que la crudeza
de la vida, desdibuje mi ideal.
No quiero que el cansancio
o la pereza apaguen la llama,
que en mi pequeña vela,
comienza a brotar.,
No quiero que la tristeza
me invada, que pierda ilusión
mi entrega y se desdibuje
por quien luchar.
No, no quiero que lo negativo
triunfe sobre la belleza,
que encierra el darse sin reservas,
sin esperar la pequeña recompensa,
que tarda en llegar.
Quiero ser lucida, amante, entregada
a pesar de mi pobreza que no dejo
de palpar.
Quiero unirme contigo mi Dios,
de tal forma, que nada ni nadie,
 nos pueda separar.

No quiero, y…quiero,
tú Señor , harás lo demás.


Quieres

Quieres…y te gusta
que te quieran,
es normal, la vida
si fluye el cariño,
es más bella,
más llevadera.

Con una frase cariñosa,
con una mirada cálida,
con un apretón de manos,
o un chocalá…
se puede hacer feliz…
tú sigue derrochando
estos detalles de cariño,
son prueba de que la paz
de Dios te llena.

Derrocha cariño, haz la vida
más bella.


Amar la vida

Si quieres ser feliz,
si quieres transmitir paz
y alegría…
ama la vida,
Amala con sus exigencias
y contradicciones,
con sus penas, fracasos,
sus días llenos de niebla,
y obscuridad;
sus paisajes sin horizonte,
sus atardeceres sin ocaso;

Amala así en su parte débil,
métete por sus poros,
escóndete allá en lo hondo,
en lo hondo…
y descubrirás secretos insospechados,
anhelos profundos,
silenciosos cambios…
ss tu Dios que va actuando
en la vida sencilla de cada día,
en la que él ha puesto
su centro, su cuidada.

Ama la vida, descubre su hondura,
Arriésgate, lánzate por este camino
sencillo, apenas transitado.
Ama sí, ama la vida,
Dios te la regala ¡para algo!
pon en tu Señor tu cuidado.
Ama la vida te conducirá
 a la vida plena, al eterno abrazo.

Ama la vida.


Deseos

Deseos y deseos…
tu alma galopa, se escapa
casi fugaz, en el espacio
y en el tiempo.
¡qué le mueve? ¿qué le hace vibrar?
¿por qué lucha? ¿qué quiere?
todo en ti son deseos…

Deseos que te hacen galopar,
por prados y desiertos;
que te llevan a volar y acudir
en ayuda del que sufre
en países lejanos, movida
por el viento.
Deseos y más deseos…

Quieres en ti, una entrega total,
un sumergirte en tu Dios
y  reposar en su seno…
tus deseos, tus anhelos, abarcan
la tierra y el cielo…

Pretendes llegar a entender,
consolar y reavivar a todos
los que sufren en el alma
o en el cuerpo.

Deseos, ¡cuántos deseos!
Que Dios  bendiga tus deseos.