"No he dedicado tiempo para escribir, he dedicado momentos"

El autor, en el centro
Marcelino Menéndez resumió así su vida en otra presentación de "Universo de emociones"

El pasado 24 de febrero tuvo lugar en el Salón de Actos de la Fundación Las Claras de CajaMurcia (Murcia), organizado por la Delegación Regional de la Unión Nacional de Escritores de España, el acto de presentación del libro antológico del poeta y asociado de la UNEE Marcelino Menéndez “Universo de emociones”.

La presentación comenzó con unas palabras de agradecimiento por parte del delegado regional, Juan A. Pellicer, dirigidas tanto al numeroso público asistente como a la dirección de la Fundación Las Claras por su constante apoyo y colaboración hacia la Delegación Regional de la UNEE, reflejada en este tipo de actos. Pellicer, por otra parte, no quiso olvidar la feliz coincidencia que suponía el hecho de celebrar ese mismo día el cumpleaños del autor, lo que arrancó un caluroso aplauso hacía el poeta. El delegado regional pasó a continuación a presentar al catedrático y profesor emérito Victorino Polo García, subrayando su relevancia profesional, docente y literaria como una de las voces más destacadas dentro y fuera de la Región en el ámbito cultural.

Tomó la palabra a continuación el profesor Polo García, quién tras felicitar a la Delegación de la UNEE y al público asistente quiso hacer un acercamiento sobre la forma de cómo sentir la poesía, sugiriendo que “primeramente se debe leer en privado para, en un segundo proceso, compartirla”.

“Existen dos razones para aceptar la presentación de este libro –continuó- de un lado por ser un libro bueno y en segundo lugar porque es la obra de un amigo”.

Hablando de la obra y citando a Salinas, autor de la Generación del 27, comentó que existen dos tipos de lectura: “de superficie y de profundidad”, siendo por ellas que se puede y se “debe” leer el libro de Marcelino Menéndez.

En otro momento de su intervención destacó una de las cualidades de Marcelino Menéndez cual es la capacidad de crear, desde la imaginación, captando las posibilidades del mundo, por lo que invitó a los asistentes a tomarse “el libro a pequeños sorbos”.

Finalizó su intervención citando a Tomas Eliot con la frase “esto es un libro, quién hojea sus páginas toca a un hombre”, y recomendando seguidamente pasar del “hojeo” al “ojeo”.

Posteriormente, y tras la lectura de una breve reseña biográfica del autor, tomó la palabra el propio Menéndez González, quién comenzó su intervención agradeciendo el respaldo tanto de la Fundación CajaMurcia como del profesor Polo y de la UNEE en la persona de su delegado regional.

Menéndez González quiso en su intervención hacer un repaso a su vida profesional recordando cómo llegó de manera tardía a la literatura. Este transito lo hizo-según explicó- “de la mejor manera que sabe”, es decir recitando, y es por ello por lo que regaló a los asistentes los versos de su poema ¿Por qué escribo? A continuación, matizó que cuando escribe lo hace motivado por lo que siente “aquí y ahora”.

El autor finalizó su intervención con una frase que no pasó desapercibida para los asistentes, en relación a su ingente obra: “No he dedicado tiempo para escribir, he dedicado “momentos”.

Finalmente retomó Pellicer la palabra para clausurar el acto recitando el poema de Marcelino Menéndez “Sin final”, cuya lectura se hizo a petición del propio protagonista del acto.