Sánchez Mayo recibe el escudo de oro valorando a la UNEE

El poeta cordobés aseguró que lo recogía “con el deseo de seguir trabajando más y más”

Con palabras de agradecimiento emocionadas hacia la Unión Nacional de Escritores de España el poeta cordobés Fernando Sánchez Mayo recibía el pasado 22 de octubre en la Casa Góngora el escudo de oro, una de las tres distinciones honoríficas junto con la Medalla de San Isidoro de Sevilla y el título de Miembro de Honor que se otorga para distinguir la trayectoria de personas e instituciones culturales.

Arropado por un numeroso público que llenó este escenario de la capital cordobesa el poeta recibió la insignia de manos del delegado provincial de la UNEE, Miguel Ángel Matamala, en un acto al que asistió en representación del Ayuntamiento el concejal teniente de alcalde de Cultura, Juan Miguel Moreno Calderón. En la esa estuvo también sentado el conocido poeta y escritor Antonio García Siles, miembro de la UNEE, quien leyó la biografía del autor homenajeado.

El acto comenzó con la intervención del concejal de Cultura, quien recordó que con esa cita cultural se inauguraba la actividad literaria de la nueva temporada en la Casa Góngora. Moreno Calderón expresó además su gratitud a la Delegación de la UNEE por haberlo invitado a un acto en el que se distinguía a un poeta “ya reconocido” como Sánchez Mayo.

A continuación, y antes de entregarle el escudo de oro, Matamala leyó una carta del presidente nacional de la Unión de Escritores, Juan Carlos Heredia, en la que se destacaba que con la concesión de este reconocimiento se premiaba “una de las obras más preclaras de la poesía española actual, que ya se ha perpetuado a través de numerosos libros y antologías poéticas en las que ha participado el autor cordobés”.

En el escrito Heredia recordaba que sólo un autor cordobés, Antonio Gala, había sido reconocido con la Medalla de San Isidoro de Sevilla, y desde entonces ningún otro escritor de esta provincia andaluza se sumaba a la larga lista de premiados por la Unión Nacional de Escritores. En este contexto, el presidente nacional de la UNEE resaltaba la labor de la Delegación Provincial en Córdoba, “cuyas actuaciones para la difusión de nuestro trabajo están cada día obteniendo mejores resultados”, siendo esta provincia “uno de los puntos de la geografía andaluza donde la Unión de Escritores cuenta con un mayor patrimonio intelectual de reconocidos autores asociados”.

"Eterno agradecimiento"

Sánchez Mayo, visiblemente emocionado tras recibir la insignia, transmitió su “eterno agradecimiento” al presidente de la Unión de Escritores, quien, tal como recordó, le comunicó telefónicamente la concesión del reconocimiento, y valoró que la UNEE sea actualmente una organización con una “importante trayectoria en la ayuda permanente a los escritores de este país que encuentran en ella una manera de darse a conocer”.

El escritor, con palabras de agradecimiento para el delegado provincial en Córdoba de la UNEE y para Antonio García Siles, de quienes valoró su amistad, enfatizó sobre el premio que lo recibía “con el deseo de seguir trabajando más y más para que en el futuro, al mirar hacia atrás, pueda justificarse este importante reconocimiento que recibo ahora”.

El multitudinario acto en la Casa Góngora finalizó con la lectura de poemas del homenajeado o dedicados a él por parte de Matamala y García Siles, mientras Sánchez Mayo recitaba igualmente algunas de sus obras, entre ellas un haiku con el que cerró su intervención.