“Poemas Diversos”, un libro de "profunda introspección"

Marcelino Menéndez (izqda)
Marcelino Menéndez presentó su nueva obra en un acto organizado por la Delegación en Murcia 

El pasado día 10 de octubre, tal como figuraba en el calendario de actividades a desarrollar por la Delegación Regional en este trimestre, tuvo lugar en el aula Mariano Baquero de la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia la presentación del último poemario del poeta y miembro de la UNEE Marcelino Menéndez, “Poemas diversos”. El acto contó, como viene siendo habitual en los programados por esta Delegación, con una notable asistencia de público.

La actividad fue coordinada por el delegado regional Juan A. Pellicer, quién además realizó la presentación del libro. También intervino Fran Serrano, responsable de la editorial MurciaLibro, que ha publicado el libro.

Tomó la palabra Pellicer en primer lugar dejando patente su agradecimiento a Marcelino Menéndez por haber depositado en él la confianza de encomendarle la presentación de su obra, una tarea que calificó de “nada fácil y de mucha responsabilidad”. El delegado regional agradeció seguidamente a la Universidad de Murcia y su aula de Poesía las facilidades que siempre dispensa a los actos organizados por la Delegación, a los asociados por su “complicidad y colaboración” con el autor del libro que se presentaba y al público asistente por su inestimable presencia.

Quiso comenzar Pellicer su intervención con la frase de Cervantes “La pluma es lengua del alma”, para desde ahí adentrarse en la obra “Poemas diversos” destacando el valor de los sentimientos que entre sus páginas el lector podrá ir reconociendo. 

La pluma con la que verso tras verso se van conformando aquellos poemas que nos llegan y nos atrapan, nos deleitan y emocionan, nos muestran el alma del que a través de ella nos arrastra a nuestro propio interior haciendo que asomen nuestros sentimientos”, dijo el delegado regional.

Pellicer, además, destacó el valor y la importancia de este poemario que nació cinco años antes de su publicación, un trabajo marcado, tal como subrayó, “por la serenidad ante el tiempo vivido, la profunda reflexión y una serena introspección mas calmada…, esa que le ha llevado a mostrarse a pecho descubierto, sin temor ni vergüenza, abriéndose a los lectores para que sean ellos –nosotros- los que podamos conocer un poco más su interior, su alma: la poesía que vive en él”.

Unos versos, añadió Pellicer sobre la obra de Menéndez, que “se visten de sencillez con una poesía cercana y sin palabras complicadas, con profundos y sinceros matices de verdad, gran emoción y una ansiada sensibilidad, todo un universo de sensaciones”.

También quiso Pellicer tener un recuerdo especial para el premio Cervantes, Antonio Gamoneda, quién igualmente en su día “regaló” unas preciosas palabras sobre la obra de “nuestro compañero y amigo Marcelino”, señalando que su poética es “reflexiva, plena de una sabiduría existencial que incide en la meditación y que trasciende".

Seguidamente tomó la palabra Fran Serrano, responsable de la edición, quien inició su discurso haciendo una breve semblanza del autor, tanto desde el plano humano y personal como en lo referente a su actividad literaria. En ambas facetas, a juicio de Serrano, “la figura del poeta Marcelino Menéndez adquiere una dimensión sorprendente e inusitada”.

El editor incidió en que Menéndez había tenido una vocación “tardía”, pues comenzó a escribir hace poco más de una década, pero “ha hecho alarde en estos años de una fecundidad creadora como pocas, ya que el cómputo global de su producción casi roza los setenta títulos”.

Incidió el editor, a continuación, en uno de los ingredientes que constituyen la esencia de su poética: “Si los poetas escriben, normalmente, sobre lo que ven, sobre lo palpable, lo tangible, lo que la contemplación del mundo que les circunda –ya sea éste bello o hermoso- les insufla al espíritu, Marcelino trata de sintonizar con todo lo que no se ve, con lo oculto, lo invisible, con el misterio insondable y desconocido”, trasladando al lector sus propias preguntas existenciales. 

Para terminar, Serrano se refirió a otras obras anteriores del poeta: “Sutilezas”, también editada por MurciaLibro en 2012, y “Esencias poéticas. 4 voces consagradas”, que reúne composiciones inéditas, junto a las de Menéndez, de importantes poetas murcianos como Francisco Sánchez Bautista, Dionisia García y Salvador Sandoval.

A continuación, y como viene siendo habitual en los actos organizados por la Delegación, fueron algunos compañeros y miembros de la UNEE quienes se quisieron sumar al acto. Así, tomaron la palabra Lola Gutiérrez, Martín J. Schneider y Carlos M. Pérez, quiénes, recitando algunos poemas extraídos de “Poemas diversos”, dejaron patente su compromiso con las letras, siendo merecedores de aplausos por parte del público.

Finalmente tomó la palabra el propio autor, quien desde el sincero agradecimiento, explicó la génesis de su obra, sus motivaciones y sus razones. También hubo lugar para un turno para las preguntas que algunos asistentes realizaron al autor dando pie a este a ampliar y profundizar en su intervención.

Con todo, y leyendo Pellicer la estrofa con la que Marcelino Menéndez prologa su obra, finalizó la multitudinaria presentación del poemario.